Elon Musk, por Walter Isaacson. Parte I

En este momento estás viendo Elon Musk, por Walter Isaacson. Parte I

«Cuando Musk se estresa, a menudo busca refugio en el futuro»

Divido en dos la reseña sobre el libro de Walter Isaacson «Elon Musk» (2023, Buenos Aires, Editorial Debate) , y dejo para la segunda parte la profundización de la participación política de Musk, la compra de Tesla, y la compra de Twitter, ahora X, que es casi la mitad del libro. Acá describo el estilo del biógrafo para que entiendan lo que se encuentran en sus libros, y después por qué eligió a Musk.

Para empezar, el libro no solamente instala la figura de Elon Musk sino que consagra a Walter Isaacson como un biógrafo oficial de los principales innovadores en la historia  de la ciencia y la tecnología de este siglo.

En este blog hice una reseña en 2022 sobre el libro de Isaacson sobre Jennifer Doudna y CRISPR, libro que el autor escribió cuando todavía estábamos pasando por la pandemia de COVID, y resultaba fundamental entender las vacunas que se desarrollaron en base al ARN mensajero. Isaacson empezó a entrevistar a Jobs cuando su cáncer estaba avanzando, y cuando Apple era la empresa más valiosa del mundo. Con Musk hizo algo parecido, en medio de sus polémicas adquisiciones, como la de Twitter, de tener en el podio a varias empresas, Isaacson empezó a escribirlo. Así que le falta cierto alejamiento del personaje, del momento y de sus productos para una obra más “imparcial”, o rigurosa, y sobre todo, académica. Esto tiene sus pros y sus contras, por supuesto. La ventaja es que saca las biografías más actuales y con acceso a personas clave para contar quién es la personalidad en cuestión.

Tienen que saber que Isaacson recurre en sus biografías a varios recursos. Por ejemplo, siempre conecta la infancia y la historia de vida del innovador, con sus posteriores decisiones empresariales. También juega con la némesis del innovador, la competencia-cooperación entre rivales, como explicita en el libro sobre CRISPR y Jennifer Doudna-Eric Lander, o en el libro sobre Jobs y su rivalidad con Bill Gates (muy gracioso)

En el caso de Musk va a marcar una rivalidad con Jeff  Bezos en el tema del espacio, aunque se podría decir que en cada proyecto rivaliza con alguien. Y acá se entiende por qué eligió a Musk y no a Zuckerberg, Sam Altman, o cualquier otro: el libro le permite contar una nueva etapa de innovación científica y tecnológica liderada por el sector privado. En particular, se ve la privatización de la carrera espacial, y sobre todo en innovación en materiales que permiten abaratar los costos de la carrera espacial. Así, la NASA terceriza con contractors procesos de los que se venía haciendo cargo, y que involucraban muchos recursos y mucha experimentación. SpaceX ha sido fundamental porque reconfiguró la construcción de cohetes reusables, y a la vez hizo los primeros vuelos privados comerciales o con no-astronautas.

(Foto vía SpaceX en Facebook)

Toda esa parte me recordó mucho a los inicios de Internet como producto del entramado de defensa militar-científica del proyecto DARPA de Estados Unidos, que luego se convirtió en ARPANET; y luego en Internet, la world wide web. Fue financiada por el gobierno estadounidense, y luego, se abrió al sector privado, al capital de riesgo. Pero en un principio era un modelo entre empresas, universidades y sector público. En este caso se ve el proceso inverso.

Musk hizo el trabajo de conseguir capital y de invertir su propio dinero para lograr un producto que le permitiera hacer un cambio disruptivo en un mercado regulado y principalmente controlado por los Estados. Los estados no van a competir por llevar civiles al espacio just for fun, y tampoco pueden quemar recursos públicos en probar materiales sin certeza del por qué de cada cambio, cosa que sí hizo Musk. Entonces, acá la competencia entre Bezos, al que se suma Richard Branson, de Virgin Galactic, hace avanzar mucho la tecnología espacial en general. Por esto también Musk tiene influencia política, una que buscó mucho y a la que le presta mucha atención.

Es decir, es muy distinto el perfil al de un innovador como fue Jobs, que se obsesionaba con el producto, con crear algo que lo trascendiera, sin meterse en el lobby político. Pero, por supuesto que empieza como Jobs y otros, con el interés por aprender a programar, y con la creatividad de un hacker que dedica día y noche a hacer un producto como resultado de su pasión.

Imagen vía Teslarati

Vida en Sudáfrica, familia con amor por el riesgo, desarrollo de su pasión y talento

Todo comienza con la historia de uno de los abuelos de Musk, que era un aficionado de los aviones, y se mudó de Canadá a Sudáfrica, en donde se conocieron luego los padres de Elon, quien nace en 1971. El lema familiar era “vive peligrosamente con cautela” (p. 24). La relación conflictiva entre los padres, que se separan cuando es chico, influye mucho en su cercana relación con su hermano  Kimbal, quien aún hoy trabaja en varias de las empresas de Musk, y con sus primos, con quienes inició sus primeros proyectos de videojuegos. Elon presenta rasgos de Asperger, y sufre de bullying en la primaria a la que asiste en Sudáfrica (su vida se alterna entre Pretoria y Johannesburgo)

En realidad, no iba a emplearme a fondo en cosas, que, a mi parecer, no tenían sentido –explica-. Prefería estar leyendo o jugando videojuegos”. Le iba muy bien en física y matemática. Leía mucho, sobre todo ciencia ficción,. y ya desde ese momento se interesaba en mandar un cohete al espacio, y en las posibilidades de la vida más allá del planeta Tierra.

Su afición por los videojuegos y los juegos de rol lo llevan a comprarse una computadora con la plata que hace de «changas» con sus primos y hermano. Se compró una Commodore VIC-20, uno de los primeros ordenadores personales, con la que jugaba videojuegos como Galaxian y Alpha. Como dice el libro, la computadora incluía un curso de programación en BASIC, que constaba de 60 horas de lecciones. Luego se compró un IBM PC/XT en el que aprendió a programar e hizo su primer juego “Blastar”, que presentó a la revista PC and Office Technology, en 1984.  La revista le pagó 500 dólares, y luego hizo 2 juegos más.

Después de la secundaria, en 1989, se muda a Canadá, y estudia al principio en Queen’s University (Kingston, Ontario), y como se aburre se traslada a la Universidad de Penn, en Filadelfia, en donde estudia de 1992 a 1994. Hace pasantías en bancos, en institutos de investigación (believe it or not pensaba hacer un doctorado luego de graduarse, y obvio, vio mejores oportunidades comerciales emprendiendo jeje). Le interesaba mucho investigar sobre innovación en materiales (ingeniería de productos) y también ya estaba interesado en formas de ahorro de energía fósil (o alternativas mejor dicho)

“Mi meta era diseñar productos y no tener que trabajar nunca para un jefe con título en empresariales”

Silicon Valley

En 1994 se instala en Palo Alto, era su último año en Penn, y consigue unas pasantías de verano. A la mañana trabajaba en el Instituto de Investigación Pinnacle, que tenía contratos modestos con el Departamento de Defensa para estudiar un “supercondensador” (a la que describió como una tecnología innovadora). A la noche en Rocket Science, una compañía de videojuegos en la que pudo resolver problemas y en donde vio las posibilidades de hacer dinero. Ahí empieza un poco su arrogancia sobre las cosas que pudo hacer, y que los seniors no habían podido. 

En 1995 funda con su hermano Kimbal Zip2 software, una especie de directorio y buscador, consigue tres millones de dólares de capital y empieza a desarrollar su perfil de “omnimanager”. En esta época decide que si no controla la tecnología, no puede dirigir una empresa. Zip2 es vendida unos 4 años después a AOL, lo que le da 22 millones de dólares para empezar a crear sus próximas empresas. Lo destituyen por primera vez y ponen a un director interino.

Con Peter Thiel de Paypal, cuando unieron su X.com y la empresa de Thiel/Levchin en un hito

Entre 1999-2000 en Palo Alto, funda X.com, que quería hacer lo mismo que Paypal (una plataforma de pagos online), de Max Levchin y Peter Thiel. Terminan uniéndose a Musk y Paypal sobrevive a la burbuja de las puntocom. Surgió una rivalidad entre Levchin y Musk en cuanto a decisiones de tecnología, sector del cual era director Levchin, pero en el que Musk se metía constantemente. Acá se va perfilando su forma de gestionar empresas en las que une la función de Director General (CEO) con la de Director de Tecnología (CTO).

[Sobre X voy a hablar en el segundo post, porque dice mucho sobre Musk: así también nombró a su primer hijo con Grimes, y así también nombró al nuevo Twitter]

Su estilo obsesivo y su confrontación con Levchin hace que lo destituyan de Paypal, dice que conspiraron contra él, ya que Levchin y Thiel acuden -a espalda de Musk- a uno de los inversores de Sequoia para que lo saque de Director, una ofensa que se cobra unas décadas después cuando necesita financiamiento para otra de sus compañías y Thiel se la da.

En 2001, cuando se va de Paypal, decide fundar SpaceX con los millones de la compra que hizo ebay de Paypal (le tocaron unos 250 millones)

Isaacson se hace una buena pregunta: ¿Por qué? (por qué Musk decide fundar SpaceX)

Entre las varias motivaciones de Musk para colonizar Marte estaba la de “ garantizar la supervivencia de la colonización y la conciencia humana en el caso de que le sucediera algo a nuestro planeta”

Acá empieza a resultar muy paradójico este objetivo altruista, que desarrolla a medida que pasan los capítulos, y la insaciable necesidad de Musk por compras otros proyectos, reemplazar directivos, cambiar formas de producción, todo su caos personal: siempre tira una línea de “asegurar la vida multiplanetaria”. Realmente es para sacarse un ojo, y en esto Isaacson tiene 0 crítica con respecto al personaje que está describiendo. En otros tramos del libro, por ejemplo menciona algún lanzamiento en el que estaba con Grimes (la cantante con la que tuvo a X) y ella «hizo un conjuro» o cosas así que lamentablemente le sacan seriedad al libro siendo que es uno de los pocos autores que puede estar tan cerca de estos personajes y de todo su entorno.

(Crew/miembros de los vuelos comerciales de SpaceX. Foto de SpaceX)

(Foto de uno de los puertos espaciales -privados- que hizo Musk) via SpaceX

Otra frase: “Tener una base en Marte sería increíblemente difícil, y tal vez muera gente por el camino, al igual que sucedió en la colonización de Estados Unidos. Pero será extraordinariamente inspirador, y en el mundo hemos de tener cosas inspiradoras”.

No queda duda que la hazaña de Musk es increíble, y su visión, como así también liderazgo. Eso no quita que estas frases muestren que le resulta más fácil trabajar para colonizar un planeta lejano que por mejorar su relación con los humanos en la Tierra.

<<Tan solo hay un puñado de hitos realmente grandes: la vida unicelular, la vida pluricelular, la diferenciación entre vegetales y animales, la extensión de la vida de los océanos a la tierra, los mamíferos, la conciencia –afirma-. En esa escala, el siguiente paso importante es evidente: hacer multiplanetaria la vida>>. Si bien suena super interesante, habrá que analizar luego la posibilidad de que este intento colonizados no traiga conflictos nuevos a la raza humana. Algo que no vamos a analizar acá.

Reglas de Musk para construir cohetes

Musk estaba especialmente centrado en bajar los costes para construir cohetes, primero porque era su propio dinero el que estaba usando, pero también porque pensaba que la relación coste-efectividad era crucial para su objetivo de colonizar Marte. Cuando empezó SpaceX fue a Rusia con uno de sus socios, y la idea principal de ellos era comprar unos cohetes Dnepr, viejos misiles, que les quisieron vender por 18millones de dólares cada uno. A Musk le pareció carísimo y gracias a que les trabaron el proceso de compra decidió innovar y bajar costos.

“Cuestionaba los precios que los proveedores aeroespaciales cobraban por los componentes, que solían ser diez veces más elevados que las piezas similares en la industria automovilística”. También para mantener el control quería fabricar la mayor cantidad de componentes en vez de tener que comprárselos a los proveedores, una práctica habitual en la industria aeroespacial y automovilística. Todo el aprendizaje que hace con SpaceX después lo aplica a Tesla, cuando queda finalmente como su CEO (un proyecto que en realidad surge de otros emprendedores). Ahí sí se ve el estilo Jobs de apuntar a producir algo lindo, bien hecho, que deleite al comprador.

Imágenes del estilo de trabajo en las bases de SpaceX en Florida/California) Vía SpaceX

Para Musk, los costos eran caros porque los componentes de los motores estaban sujetos a centenares de requisitos y especificaciones establecidos por los militares y la NASA. Ahí empezó a cuestionar todos esos requisitos, incluso incentivó a sus empleados a averiguar quién escribió ese requisito, (de la NASA O AGENCIA que se trate), cuestionarlo, y a pensar que sólo los principios de la física eran incuestionables. Al mismo tiempo, incorpora ejecutivos y profesionales clave, tanto por su capacidad de trabajo y formación, como por su habilidad para lidiar con la personalidad de Musk. Una de ellas es Gwynne Shotwell, a quien nombró Vicepresidente de desarrollo comercial de SpaceX y con la que consiguieron los primeros contratos con la NASA (por 3.5 millones de dólares el primero).

La testadurez de Musk hace que innoven en la producción de válvulas, cúpulas de aluminio, etc. Desafió a sus ingenieros de ambas empresas (SpaceX y Tesla) a producir más barato, o más pequeño. Toda esa innovación en materiales, conlleva experimentación, intentos fracasados (como instalar una base propia en una isla del pacífico -Kwaj- que resultó un fiasco), son parte de lo que se puede permitir el capital privado. El Estado cada vez menos.

Durante los primeros meses de 2022, dice Isaacson, SpaceX lanzó al espacio dos veces más «masa» (supongo que entre cohetes, satélites de Starlink, y más dispositivos) que el resto de las empresas juntos. En abril de 2022 envió su cuarta misión tripulada a la Estación Espacial Internacional, y señala que la NASA, en ese momento, seguía sin tener capacidad propia de lanzamiento. La participación de Starlink en la guerra de Ucrania también fue a través de SpaceX (contaré más sobre esto en la reseña Parte II). No había competidor para Musk en este ámbito, ninguna empresa norteamericana podía aterrizar cohetes orbitales y reutilizarlos, esta era la esencia de la innovación de Musk en la construcción de cohetes espaciales. En particular, el Falcon 9.

En 2022, Musk era uno de los hombres más ricos del mundo, y el valor de sus cuatro compañías era: Tesla, 1 billón de dólares, SpaceX, 100 mil millones de dólares, The Boring Company, 5.600 millones de dólares, Neuralink, mil millones de dólares.

Entonces, acá tenemos un estilo de management e innovación muy interesantes, pero también un lobby político importante. En todos los episodios importantes se cruza con algún presidente, que primero le parece admirable, y después un estúpido. Desde Obama a Trump. Siempre que desafíen sus ideas, o pongan en jaque su negocio, Musk pasa del amor al odio muy rápido en política. Pero, destaca el libro, aun con las tensiones que Musk tenía con la administración Biden, en 2022 recibió un reconocimiento por el Pentágono. Según el Jefe del Estado Mayor, Marl Milley Musk simboliza » la combinación de la cooperación y el trabajo en equipo civil y militar que hace de Estados Unidos el país más poderoso del espacio».

Luego, en las cortas partes que dedica a la guerra de Ucrania, se notan las incoherencias de Musk, cómo apoya primero con conexión a Internet a los que pelean contra los rusos (Starlink, vía SpaceX), y cuando eso permite, obviamente, que utilicen conexión satelital para estrategias militares, Musk les corta la conexión.

El libro es larguísimo como les dije. Es más del doble que el de Jobs, y más largo que el de CRISPR (que resume 20 años de ciencia, imaginen). Creo que en intentar incluir TODOS los temas que hacen a Musk (el que tuvo 4 esposas, unos 10 hijos, SpaceX, Tesla, Startlink, Neuralink, Twitter) Isaacson se ve privado de la profundidad en el análisis de la innovación en cuestión. Es decir, en el libro sobre Doudna y CRISPR se nota que el tipo investigó mucho sobre CRISPR; el ADN, el ARN, la dinámica de esa comunidad científica, etc. Veo poca profundidad sobre lo que sería el fondo del asunto: la innovación en materiales y producción que hizo Musk, si entro al sitio de SpaceX, y al de Starlink me encuentro con miles de cohetes, dispositivos, sobre los que podríamos haber aprendido mucho más. Otro tema es la traducción: hay una parte en la que hablan de «Peter Field» (¿?), y términos del español de España que me dejan rato pensando ¿»qué usamos en Argentina para decir ´tal cosa me va a flipar´?

Todo lo dicho más arriba cambia un poco la concepción sobre Musk, porque cuando vemos cómo empieza a comprar empresas o a sumarse a las que ya están en marcha (Paypal, Tesla)), me hacer verlo más como un negociador experto, o como dicen algunos testigos en el libro como Reid Hoffman o Peter Thiel, «una fuerza de la naturaleza».

En síntesis, la primera parte del libro muestra a un inmigrante que se instala en Silicon Valley y empieza sus primeros emprendimientos con un talento y una personalidad arrolladoras, y que una vez que consigue el capital, y dar a conocer su carácter, tiene pocas restricciones para cumplir con su deseo multiplanetario. Más allá de mis reservas y de no aguantar ciertas partes del libro, ver los videos e imágenes de lo que hizo es realmente alucinante.

Referencias

Sobre ARPANET «Short History of the Internet», Internet Society https://www.internetsociety.org/internet/history-internet/?gclid=Cj0KCQiAqsitBhDlARIsAGMR1RjZipwtDRDLlSi_vIQjO_ZXh7r9f59w7DAS-Gf9dJfGFuKfapfSMlMaAo9wEALw_wcB También pueden leerlo en español en Wikipedia (y en mi tesis doctoral)

Isaacson, W. (2022) El código de la vida. (En inglés «The codebreaker»). DEBATE

Isaacson, W. (2015). Steve Jobs Buenos Aires: DEBOLSILLO

Esta entrada tiene un comentario

  1. Horacio Day

    Muy interesante tu artículo Magda. Lo disfruté

Deja una respuesta