Magdalena Day

Indagación Conectada: pensar en red


Como ya les comenté la semana pasada, abrieron las inscripciones para el Diplomado en Aprendizaje y Enseñanza en Red que coordino y enseño en Whetu.

Se trata de redes, no de TICs. La base de este curso son mis investigaciones sobre redes en educación, que pueden leer en De la comunidad a la red de indagación y otra versión del trabajo que es la que presenté en el primer Summit de Aprendizaje Conectado en 2018.

En educación, en ámbitos de capacitación, e incluso de gestión se sigue hablando de TICs. Como todo concepto nació en un contexto histórico y económico en el que se fue forjando la economía informacional de hoy (diría Castells) .

Pero hablar de TICs era novedoso en los ’90. Se hablaba de «aplicar TICs» a cualquier actividad. Hoy se habla más de redes.

Es la interconexión hoy lo más disruptivo. Las redes (no sólo Facebook y Twitter …) como forma de organización social, económica, política. Esas redes se forman por la comunicación que habilitan las tecnologías y plataformas de todo tipo.

Esto es lo que en educación nos permite hablar de una nueva experiencia de aprendizaje y enseñanza. Quiero que sepan que esto lo empecé a trabajar en 2017 y 2018 salió publicado. Ni me imaginaba lo que era el mundo con COVID19 que se venía.

Si bien ahora hay un boom de estos temas y por suerte eso empuja la educación online, los docentes y especialistas con los que interactué siempre tenían una mirada escéptica y de rechazo hacia incorporar la tecnología e incluso reformular su práctica a partir de nuevas formas de vincularse con los alumnos. Hasta interactué con los referentes del tema en América Latina, y la virtualidad no parecía ser permeable a la dinámica en la que nos formamos para ellos. ¿Pero cómo puede ser esto? Me pregunto, y me pregunté cuando empecé a desarrollar este modelo conceptual y pedagógico. Si hasta los filósofos en los que nos basamos, John Dewey, Matthew Lipman, etc. dicen que toda práctica social es histórica, se define según un contexto. El modelo de Lipman se basa en educar ciudadanos. Nació en los ’60. ¿Es el estudiante de hoy el mismo de esa época?

En particular, desde la filosofía decidí posicionar esta propuesta porque me fui formando estos años en un enfoque pedagógico made in Mendoza y Argentina sobre el cual les he comentado mucho: la Filosofía con Niños y Jóvenes y el encuadre de la comunidad de indagación

La filosofía nos permite hacer las preguntas adecuadas a la hora de re-pensar la práctica educativa a partir de la interconexión. Por eso mi curso de Whetu se basa en todo el modelo de Indagación Conectada (Networked Inquiry), aunque el curso tiene el nombre de Aprendizaje/Enseñanza en Red para hacer más generalizable la propuesta

La indagación, la filosofía, primero nos permite cuestionar los enfoques teórico-metodológicas sobre tecnología/virtualidad en red en educación. A los que encuentro muy behaviorales. Nos permite ir más allá de analizar a las redes como nuevas herramientas, para preguntarnos qué sucede con la enseñanza y el aprendizaje como actividades sociales. 

La propuesta entonces, se basa en un marco conceptual, en una actividad dialógica, con procedimientos, con propuestas didácticas y pedagógicas que son parte central de la actividad. No se pone en el centro a una app o plataforma para que los estudiantes aprendan. Se hace parte de la dinámica alumnos-profesores a la conexión que estas tecnologías permiten, simplemente. Espero que les interese el curso, acá pueden pedir el programa y si son de una institución u organización déjenme un mensaje por %% de descuento así llega a mucha gente.

Foto destacada de Media Lab Prado en Flickr

¿Que te pareció el artículo?