Magdalena Day

Alexander Galloway: del Protocolo a lo no-computable


Hace unas semanas participé de este keynote que forma parte de un seminario «As for Protocolos» del Vera List Center for Arts and Politics, un centro que estudia la intersección entre el arte y la política, de la New School de Nueva York.

Alexander Galloway es un filósofo, escritor, profesor, académico que enseña en la Universidad de Nueva York (NYU), y cuyo trabajo conocí hace unos años. Fue alumno de Michael Hardt (de Imperio) y Frederic Jameson.

Es autor del libro «Protocol: How control exists after descentralization» (2004) y de «The Exploit: a political theory for networks» (2007), trabajos que descubrí gracias al Seminario de Sociología de la Tecnología del Doctorado. Galloway trabajó en Rhizome.org también, por eso lo interesante de su teoría crítica es que si bien no viene de una formación solamente en filosofía o literatura-humanidades, pero tampoco de las ciencias de la computación, tiene conocimiento de ese mundo.

Antes de este keynote re-leí «Protocolo» y después de varios años lo disfruté mucho, queda muy clara su propuesta de diferenciarse con los que solamente critican la tecnología o hacen teoría que él denomina «vaporware» (humo) con metáforas y conceptos sobre Internet.

Las redes están materializadas en los «protocolos» dice Galloway, en toda una estructura que se muestra en las diferentes capas, o layers, que han ido formando esta tecnología digital. Desde el TCP/IP hasta las normativas internacionales, etc. No se trata de proveedores de fibra óptica ni de solo tener en cuenta que hay un cableado que nos conecta o dispositivos. Se trata de los protocolos como tecnologías en las que se sigue un comando, una interconexión o interlocking, y una ejecución. Por eso es que se refiere al protocolo como una tecnología de management, que organiza la vida en Internet.

Lo más interesante de esta charla, a nivel personal, es cuando él resume su trabajo como un intento de dilucidar esta dicotomía de Internet, y de las redes que controlan nuestra vida: «Cómo la tecnología emerge o a falla, cómo lo digital se desarrolla o se atrofia, cómo las redes interconectan mientras que al mismo tiempo compiten»

Hecho/No hecho, Computado/No Computado. Dice que estas dicotomías son la verdadera historia de la computación, en las que podemos ver las prácticas de exclusión, lo que queda afuera. ¿Es aquello que pertenece al ámbito del afecto o lo afectivo o lo no computable?

Con su «Protocolo» él ofrece una respuesta diferente a las críticas hacia la ideología dominante en los 90 -la de «California», dice él- que se tomó para definir que el poder había tomado una forma específica y la resistencia también. Que el poder era centralizado, y jerarquizado, que operaba vía exclusión y segregación, quién entraba quién salía. Residía en personas (capitalistas, autores, expertos). La resistencia tomó una forma específica comúnmente asociada con lo que Deleuze/Guattari denominan ensamblajes y rizomas, con una horizontalidad, en oposición al poder.

Por lo tanto, dice Galloway, siempre se ha pensado que centralización = control, y lo que él propone es que incluso la descentralización presenta una forma de control, es otra expresión del Protocolo.

El con Protocolo busca demostrar que no es asi, él toma a las redes y los rizomas como nuevas formas organizacionales. Protocol, se inspira en los standards técnicos de internet y se constituye como una tecnología de management, que «gestiona la diferencia». En esto se ve la influencia de Hardt & Negri, que hablan del capitalismo como un incluye-todo, al contrario delo que se piensa. El Protocolo dice Galloway trabaja sobre la diferencia, lo heterogéneo, incluye todo lo que puede, excluye a su manera, como tecnología de management.

En esta charla Galloway repasa toda su concepción sobre el Protocolo, pero adelanta algo de su nuevo libro en el que repasa la historia de la computación con todos los que han quedado fuera de la misma como la gente de color, las mujeres principalmente, casos como Ada Lovelace.

Habla mucho de la matemática y la computación como disciplinas en las que predominan hombres, por eso a lo largo de su charla se va a referir a historias de la comunidad afroamericana, y de dos mujeres. Se refiere también a cómo se combinaron técnicas y máquinas existentes para dar nacimiento a la computadora, no era solamente una promesa por venir. Lo que le interesa en definitiva es cómo la materia entra en contacto con la información.

En definitiva, lo que Galloway sigue re-pensando en su nuevo libro es quiénes quedan excluidos de este protocolo, quién puede ser un «sujeto digital», y quién decide.

Les recomiendo que la vean y conozcan más sobre su trabajo.

¿Que te pareció el artículo?

2 comentarios en “Alexander Galloway: del Protocolo a lo no-computable”

  1. Pablo dice:

    Muy interesante el tema, no sé si conocés el trabajo de Valentín Muro y su Filosofía del futuro en Youtube. Ellos han estado hablando sobre la mirada de la filosofía sobre la IA, los sesgos para desarrollar esa Inteligencia y las cuestiones éticas de fondo. Lindo para cruzar ambos temas.

    Por otro lado, ¿puede suceder con los protocolos lo mismo que con el poder centralizado, a más nivel de estructuración de la información se va realizando una jerarquización que implica un centro que está en algún lugar (aunque con las redes entiendo que ese centro cambie situacionalmente)? O no sería eso posible?

    1. Gracias por tu comentario Pablo! No hay centro en el Protocolo, Internet de hecho no tiene centro..es una red descentralizada, Galloway lo que argumenta es que ese protocolo está conformado por capas, materiales, adminsitrativas, etc..que aseguran la descentralización, pero al mismo tiempo imprimen un nivel de control a distinta escala.
      No conozco esos trabajos, todo lo que augura explicarnos el «futuro» medio que lo dejo pasar..pero sí conozco a las personas que mencionás! Saludos